Click acá para ir directamente al contenido
  • 26-Abril-2022

¿Cómo funcionan los frenos hidráulicos?

Dentro de la industria automotriz, es muy común escuchar algunos términos especiales que pueden generar dudas y confusión a algunos conductores que están poco familiarizados con el mundo de los autos o simplemente se están iniciando en temas vehiculares. Uno de esos términos es frenos hidráulicos; es por ello que aquí explicaremos en qué consiste este sistema de frenado.

Comprendiendo los frenos hidráulicos

El sistema de frenos hidráulicos es un mecanismo en el que se emplea un líquido especial llamado comúnmente “líquido de frenos”, el cual transmite la fuerza suficiente a las ruedas para detener el vehículo al presionar el pedal del freno. Este es solo uno de los tantos tipos de frenado que podemos encontrar en los autos, pero sin duda, uno de los más eficientes.

Elementos que integran este sistema de frenado

Además del líquido de frenos, este sistema implica uno de dos tipos de frenos particulares, los cuales son:

 El freno de disco, que como su nombre indica, implica pastillas que causan fricción en un disco, y el otro es el freno de tambor o de campana, donde la fricción es generada por dos elementos giratorios llamados zapatas, los cuales se presionan contra la superficie interior de un tambor giratorio.

En ambos casos, los mecanismos se activan con unos pistones que empujan el fluido hidráulico para generar la presión hidráulica suficiente para reducir la velocidad o detener el vehículo.

Funcionamiento de los frenos hidráulicos

Como se indicó en el punto anterior, el sistema de frenado a presión hidráulica usa la fricción para reducir la velocidad o detener el auto, aprovechando la energía generada por la cinética del vehículo cuando está en marcha (energía en movimiento), transformándola en calor.

 Independientemente del tipo de freno hidráulico que utilice el vehículo, ambos tienen el mismo accionar. Al presionar el pedal del freno, se empuja un pistón dentro de un cilindro maestro, el cual conduce el fluido hidráulico desde las tuberías en que se encuentra, hasta los cilindros ubicados al costado de cada rueda, ejerciendo la presión necesaria que genera fricción y a su vez, la reducción de velocidad o detención del vehículo.

Ventajas y beneficios que proveen

La seguridad es primordial a la hora de conducir y los frenos son esenciales en este aspecto. Es por esta razón que debemos contar con un excelente sistema de freno, como lo es el hidráulico, ya que proporciona una detención rápida del vehículo cuando se requiere. La fuerza de frenado que genera este sistema es mucho más alta que la que ofrecen otros sistemas mecánicos; además de ello, el desgaste por fricción es mucho menor.

 Por otra parte, las fallas en frenos hidráulicos son menos frecuentes gracias a la acción directa que hay entre el pedal y el disco o tambor de freno.

 Comparado a los sistemas mecánicos, el frenado hidráulico presenta un diseño más sencillo con piezas móviles y menos complejas, lo que a su vez hace que sea de mantenimiento más práctico y montaje fácil.

Recomendaciones para un sistema de frenos hidráulicos óptimo

Como todos los aspectos que abarca un vehículo, es muy importante estar pendientes de realizar las acciones pertinentes para un adecuado funcionamiento del sistema de frenos hidráulicos, es por ello que consideramos importante realizar las siguientes recomendaciones:

  • Evitar hacer frenados muy bruscos.
  • Revisar frecuentemente el nivel de líquido de frenos y recargarlo para mantener una cantidad adecuada.
  • Hacer un cambio del fluido hidráulico cada 2 años u 80 mil kilómetros recorridos, lo que ocurra primero.
  • Revisar cada cierto tiempo el estado de las pastillas de freno y reemplazalas cada 25 mil kilómetros. Hay que tener en cuenta que podrían presentarse inconvenientes y fallas, según el tipo de conducción que se mantenga.
  • Reemplazar la zapata después de 4 cambios de pastillas de frenos para mayor seguridad.
  • Revisar la efectividad de los frenos y la capacidad de frenado en cada una de las ruedas cada vez que sea posible, utilizando para ello un medidor de frenos.
  • Chequear que los faros y luces de freno funcionen bien y estén direccionados correctamente.
  • Es muy importante no modificar este sistema y fijarse bien en los tiempos estimados indicados por el fabricante.

Mantenimiento puntual

La mejor recomendación que podemos indicar, es hacer el mantenimiento preventivo de manera regular. Para ello sugerimos visitar el taller oficial de la marca de tu vehículo.

 Si tenes un Mercedes-Benz, recordá que contamos con un servicio técnico especializado con profesionales altamente calificados para hacer el mantenimiento preventivo que garantizará un destacado desempeño de tu vehículo y que harán que tus sistemas de frenos hidráulicos funcionen óptimamente en todo momento.

 Visitanos y dale a tu Mercedes-Benz el cuidado que se merece. 

 Recordá que tenemos servicios y reparación para tu mayor tranquilidad, ¡te esperamos!